Páginas vistas en total

domingo, 12 de junio de 2011

Mulegé, tarea pendiente


Pescadores en el estero de la Heróica Mulegé

Mulegé, BCS.- Con  33 mil 92 kilómetros cuadrados de superficie Mulegé es el municipio más extenso de Baja California Sur y el segundo más grande del país después de Ensenada, Baja California, con el que colinda al norte.
Su tamaño, equivalente al del estado de Puebla, contrasta con su baja densidad poblacional que en promedio es de menos de 2 habitantes por kilómetro cuadrado.
Flanqueado por el Océano Pacífico al oeste y el Mar de Cortés al este, Mulegé cuenta con extensos litorales con acantilados, playas, esteros y oasis. Su superficie incluye cayos e islotes, así como las islas Tortuga, San Marcos, Santa Inés y San Idelfonso.
La zona montañosa de Mulegé inicia al norte del municipio con la sierra de San Francisco que se une a la sierra de Santa Lucía para formar la sierra de La Giganta que alcanza una altura máxima de mil 738 metros sobre el nivel del mar. Al sur de la bahía de Vizcaino se localizan las sierras Pintada y Santa Clara, que alcanzan un máximo de 600 metros sobre el nivel del mar.
En Mulegé se localiza la reserva de la biosfera de  Vizcaino, una de las áreas protegidas más grandes del mundo con una extensión de 2 millones 546 mil 790 hectáreas, la cual abarca una gran variedad de ecosistemas desde uno de los desiertos más áridos del planeta hasta manglares y lagunas.
En el municipio existen dos escurrimientos hidráulicos superficiales, uno localizado en San Ignacio con un gasto de 100 litros por segundo y el otro en Mulegé con 150 litros por segundo; además, cuenta con tres arroyos intermitentes en las localidades de Santa Agueda, San José de Magdalena y San José de Gracia con un gasto total de 85 litros por segundo.
La vegetación está formada por plantas de zonas áridas; en la región de Vizcaíno (zona desértica) se encuentran matorrales y pastizales y en el resto del municipio arbustos de baja estatura como cardones, garambuIlos, torotes, pitahayas y palo blanco. A merced de los dos escurrimientos hidráulicos superficiales en San Ignacio y Mulegé se puede encontrar gran abundancia de palma datilera
Respecto a la fauna, en el desierto del Vizcaíno habita el berrendo y una gran variedad de reptiles. En las zonas montañosas se puede encontrar el borrego cimarrón, liebres, conejos, coyotes, venados y pumas americanos.
El nombre actual del municipio deriva de las voces cochimíes “caamancagaleja” (barranca grande de la boca blanca), o tal vez de "caamiancagaleja" (río entre dos rocas), pero para el  jesuita hondureño Juan de Ugarte que fundó el pueblo en 1705 fue menos complicado llamarle Mulegé.
En el municipio más extenso de Baja California Sur existen vestigios rupestres, así como diversos edificios de extraordinario valor histórico como las misiones de Santa Rosalía de Mulegé (1705) y San Ignacio (1728).
Durante la época del México independiente, en Mulegé, el Capitán Manuel Pineda encabezó la defensa de la soberanía nacional contra el intervencionismo norteamericano, organizando a los habitantes del lugar quienes se condujeron con valentía y heroísmo en la batalla de Cerro Amarillo.
En recuerdo de esa gesta, en 1980 el Congreso del Estado promulgó los decretos números 202 y 203 en los que se le denomina “Heroica” a la población de Mulegé, y se designa Capital del Estado por un día, el 2 de octubre de cada año.
El poblado de Mulegé cuenta con un museo regional que exhibe interesantes piezas arqueológicas. En el pasado este inmueble fue la cárcel de Cananea, la única sin rejas en el Estado de Baja California Sur.
En Santa Rosalía, cabecera municipal de Mulegé, también destaca la presencia de la iglesia armada por Gustavo Eiffel, el mismo arquitecto que construyó la torre de Paris.
No obstante la riqueza histórica de Mulegé, la actividad turística se concentra  principalmente en la pesca y el buceo deportivo y en la temporada invernal en la observación de la ballena gris, especie que recorre miles de kilómetros desde Alaska, Estados Unidos, hasta las lagunas de San Ignacio y Ojo de Liebre para su apareamiento y reproducción.
Aproximadamente a 30 kilómetros de distancia existen entre el pueblo de Mulegé y la Bahía Concepción, playas de suave y blanca arena, entre las que destacan: Santispac, Concepción, Los Cocos, el Burro, el Coyote, Buenaventura, el Requesón y la Armenta.
Por todo lo anterior, Mulegé sigue siendo una tarea pendiente para las autoridades de los tres niveles de gobierno, pues a pesar de sus enormes riquezas naturales es el municipio más rezagado de Baja California Sur en materia de servicios públicos, con un ayuntamiento sumido en constantes problemas económicos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario