Páginas vistas en total

lunes, 13 de junio de 2011

Ecologistas enfrentan problemas legales por salvavidas gigante en Cabo Pulmo, BCS

La Paz, BCS, 13 de junio.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) lleva a cabo un procedimiento legal contra Greenpeace y otras organizaciones ambientales que sin autorización de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) metieron al mar un salvavidas de 15 metros de diámetro y dos toneladas de peso, el pasado 5 de junio, en el Parque Nacional de Cabo Pulmo, municipio de Los Cabos, en oposición al proyecto turístico de Cabo Cortés que contempla la construcción de un desarrollo inmobiliario y una marina a siete kilómetros de esa área natural protegida.
Tras una inspección en el parque marino, el delegado de la PROFEPA en Baja California Sur, Pablo César Tamez, explicó que la introducción del salvavidas gigante no afectó el arrecife de la zona porque no se utilizaron anclas ni boyas, pero hasta ahora las organizaciones ambientalistas Greenpeace,  Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Amigos para la Conservación de Cabo Pulmo, Niparajá, Wild Coast, y la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) han presentado el permiso de la SEMARNAT para llevar a cabo el flotamiento del artefacto de plástico.
Mencionó que los ecologistas mostraron un documento de “no objeción” de la Comisión Nacional de Areas Naturales Protegidas (CONANP), pero no es equivalente a una autorización, por lo que están en espera de que presenten esta última hasta el próximo viernes cuando vence el plazo legal.
Rechazó que la PROFEPA actúe con “saña” contra las organizaciones ambientalistas involucradas en este asunto y aclaró que su intervención es la misma que se hace contra cualquier otro infractor de la ley.
Puntualizó que no hay impacto negativo en el parque marino de Cabo Pulmo, pero si las organizaciones ambientalistas no muestran el permiso que se les ha solicitado serán sancionadas conforme a la ley.
Por su lado, el delegado de la SEMARNAT en el estado, Marco Antonio González Vizcarra, subrayó que esta dependencia negó la autorización porque la solicitud anticipaba el uso de “muertos” y boyas para hacer flotar el salvavidas y además las coordenadas coincidían con un área restringida a la investigación científica.
Aclaró que tras recibir la solicitud para introducir el salvavidas al parque marino, la CONANP pidió opinión a la SEMARNAT, la cual emitió su negativa, y si la primera expidió un documento de “no objeción” eso no representa una autorización, porque las únicas dependencias para hacerlo en áreas naturales protegidas según el artículo 28 de la Ley del Equilibrio Ecológico son las delegaciones de la SEMARNAT y la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA).
Por su lado, la asociación civil comunitaria Amigos para la Conservación de Cabo Pulmo (ACCP) manifiestó su indignación por las declaraciones difamatorias  que han realizado diferentes funcionarios públicos, “supuestos encargados de velar por el medio ambiente”, por acusarlos de poner en riesgo el arrecife que por muchos años han ayudado a proteger.
Mario Castro, representante del organismo, aclaró que para la actividad del salvavidas contaban con el único trámite señalado como necesario por la CONANP que era la “no objeción”  de la Dirección del Parque.

Añadió que la comunidad de pescadores de Cabo Pulmo, solicitó hace 20 años la creación de esa reserva marina y no participaría en ninguna acción que pudiera ocasionar algún daño al arrecife del cual dependen.

Puntualizó que es indignante la actitud de quienes deberían de ser los aliados para la conservación de ese sitio porque aprobaron la construcción de un nuevo polo turístico (Cabo Cortés) en sus inmediaciones, lo que pone en riesgo la continuidad del arrecife.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada